Moral Arquitectura

noticia 1

  • Entrevista / Interview: 
    Oteiza y los concursos de arquitectura
  • Fecha / Date:
    2 de marzo de 2012
  • Lugar / Where: 
    www.accesit.org
  • Autores / Authors: 
    Inmaculada Pérez Sánchez – Fernando Moral

Oteiza y los Concursos de Arquitectura

accésit ¿Qué motivos te llevan a investigar sobre la faceta arquitectónica de Oteiza? ¿Por qué escoges concretamente un concurso para hacerlo?

El primero fue la casualidad, el leer de manera accidental “Ejercicios espirituales en un túnel”, el segundo el considerar que una faceta tan intensa e interesante en la producción del artista prácticamente no había sido tratada desde una perspectiva exclusiva y profunda: arquitectura y sólo su arquitectura. Creo que ambas puertas, junto con los consejos de Carlos Martí, conducían a un mismo lugar de donde no había escapatoria posible: la pasión oteiciana por este territorio del conocimiento y, lo más importante, de la vida.

Seguramente, uno de los valores claves de cualquier concurso, y entiendo que de este especialmente, es la posibilidad que tienen los autores de volcar todas las ideas de una manera absolutamente directa y personal, sin los condicionantes de cualquier mediación posterior al que todo edificio construido se ve obligado. Esto, en ningún caso entiendo que sea un baremo que clasifica al concurso como un valor de supremacía sobre la obra construida, creo que son situaciones distintas e igualmente interesantes; sin embargo en la fase de concurso las ideas brotan y se plasman desde un lugar genuinamente singular. De donde salen las primeras aproximaciones fundamentadas en unas convicciones fuertemente ancladas en los proyectistas y que han ido armando a lo largo de sus diferentes recorridos vitales. Entiendo que es en la fase de concurso donde podemos encontrar la auténtica y original versión de la propuesta.
En el caso que nos ocupa se daba un hecho paradigmático, Oteiza construyó, siendo escrupulosamente estrictos, un único edificio, su casa – taller en Irún. Es decir estamos ante un personaje involucrado en numerosos proyectos arquitectónicos, pero en muy pocas realizaciones finales. Creo que su campo natural de desarrollo fue el fracaso. Múltiples vicisitudes impiden que de una forma u otra se lleguen a construir sus propuestas, haciendo que toda su intensidad, si cabe con más fuerza, se deposite de manera brutal en cada una uno de sus proyectos. Es el proyecto o el concurso su punto último de finalización, su omega particular que lo lleva a condensar en el mismo toda su apuesta ideológica, espiritual, formal…en definitiva, toda su estética…

 

Información adicional

 

Entrevista a Fernando Moral

© 2014 MORAL ARQUITECTURA - DISEÑO: PLAN B